Gachas de casa

>> domingo, 15 de noviembre de 2009


Los pueblos huelen a campo. Y los días de lluvia el campo huele a tierra mojada y a hierba fresca. Los que han disfrutado alguna vez de un día así saben a lo que nos referimos. Esos días son distintos. En el campo, donde la mayoría de la gente además no puede ir a trabajar la tierra, esos días tienen mucha más vida, todas las chimeneas humean y los paraguas pueblan las calles.

Esos días me recuerdan a estas gachas. En mi infancia llegaban los días de lluvia y frío y las gachas se hacían comida oficial. Quitan el hambre y te dan calor por partes iguales. También se solían acompañar muy habitualmente con sardinas en salazón, bien limpias de piel y espinas. El postre, un postre tradicional de pueblo, dónde los melones se cuelgan en las cámaras de las casas para que aguanten hasta bien entrado en invierno. El ritual de subir, descolgar el melón y aguantar esa pequeña bronca de tu padre porque no le has leído el pensamiento y has descolgado el melón que el había visto ya hace dos días...



Ingredientes:

· Harina de almortas
· Panceta
· Patata
· Ajo
· Pimentón
· Cayena
· Agua

Freímos panceta en una sartén y la reservamos. En el mismo aceite freímos patata, cortada como para tortilla, pero un poco más pequeñita. Cuando están casi hechas, añadimos el ajo en láminas. Reservamos también.

En ese aceite ponemos una cucharada de harina por persona. Rehogamos. Añadimos el pimentón, mezclamos bien y comenzamos a añadir agua, poco a poco. Incorporamos bien el agua antes de añadir más, y seguimos incorporando hasta que nos encontramos una papilla con textura de bechamel espesa.

Al final añadimos los ajos y las patatas fritas, un poco de cayena y salamos al gusto. Además se pueden cortar unos trocitos de panceta y añadirlos.


La clave está en dejar cocer unos 15 minutos más, moviendo bien para que no se peguen.

Con la pancetita, mojando pan directamente en la sartén y con su sardina salada y su melón para el final. Miro por la ventana y echo de menos la lluvia.
P.D.: Si, esta es nuestra aportación al HEMC de este mes

hemc #38 - comida de mi pueblo

35 comentarios:

Curra 15 de noviembre de 2009, 18:33  

Maravillosa receta para esos días que descrbs y que aún tenemos la suerte de disfrutar de vez en cuando.
Y meloncito...
Buen domingo,

Begoña 15 de noviembre de 2009, 18:36  

Nunca he comido gachas, pero me ha entrado un hambre al ver tu entrada....que buenas...
Lo que más añoro...los días de lluvia.
Un saludo, Begoña

Merchi 15 de noviembre de 2009, 18:51  

No las he probado nunca Pepa, pero de verdad que no me importaria ni lo más minimo. Solo me gustaría una cosa, que al hacerlo pudiera ser en uno de esos días lluviosos y de frío, seguro que estas gachas entraban de maravilla y hasta repetiria.

besines preciosa :)

Pilar - Lechuza 15 de noviembre de 2009, 18:51  

No las he probado, pero aquí con la que está cayendo, no sé qué daría yo por un buen plato de gachas, torreznos y un buen trozo de pan para mojar.
un abrazo

Ivana 15 de noviembre de 2009, 19:36  

Nunca las he probado, pero la verdad es que el color es super atrayente!! no me importaría probarlo!
besitos

Marina 15 de noviembre de 2009, 19:37  

Pepa, hola guapa,
¡Qué ricas esas gachas con la pancetica! ¡Mmmm!
Mi madre las hace pero como postre porque las comen con miel negra y tostones...Mi tia las hace de café o higos y a esas no les hago feos.¡Jeje!Les enseñaré tu receta a ver que me dicen.
Un besazo y buena semana,
Marina

eLrinCondeLaTaTa 15 de noviembre de 2009, 19:51  

Hola Pepa!
este plato esta muy bien, tiene muy buena pinta. Me la apunto para probarla que seguro que esta buenisima.

Un beso.

María José 15 de noviembre de 2009, 19:59  

Si es por la lluvia aquí las estaríamos comiendo a todas horas...
Pensé que eran las gachas que yo conozco de Almeria pero no, es otra receta .A la vista está que es sencillo y rico, con los sabores de siempre.
Que tengas una buena semana,
María José.

Eva 15 de noviembre de 2009, 20:46  

¡Que buenas las gachas de pueblo! Ricas y buen alimento para todo el día.
Tienes razón Pepa, sin lluvia y chimenea humeante no saben igual.
Besitos

MªJosé 15 de noviembre de 2009, 20:50  

Pepa tiene muy buena pinta aunque las gachas dulces no nos gustan demasiado, pero no he probado las saladas tienen que ser como una salsita, se ve muy bueno.
Besossssss

El Secretario 15 de noviembre de 2009, 21:41  

Hola Pepa.

Cambiamos ración de gachas de estas por ración de gachas de las nuestras (dulces). STOP.
: )

Era nuestra primera vez con las gachas, pero salieron de escándalo. Y estas, pues, no te digo.
Lo suyo sería empezar con un platito (-azo) de estas y rematar con otro de las "nuestras".

Un abrazo y buen provecho.

*Eva* 15 de noviembre de 2009, 22:06  

el plato tiene una pinta estupenda, pero...qué son las almortas?
bs!

Dolorss 15 de noviembre de 2009, 22:22  

La familia de mi madre y ella también, procedían de Murcia y recuerdo haber comido gachas hechas por mi abuela cuando yo era muy pequeña.
Nadie ha hecho más gachas no se si es por que mi abuela las hacía como nadie o es que nadie sabe ya hacerlas, me inclino por lo segundo.

Gracias por hacerme revivir bellos recuerdos.
Besos

Erika 16 de noviembre de 2009, 3:28  

Me encantó la historia que contás de tu infancia. El plato se ve muy rico aunque desconozco lo que son las almortas.
Gracias por tu aporte.
Saludos
PD: Te recuerdo que según las reglas y para apoder incluirlo tenés que mencionar que es tu aporte al HEMC y poner le logo cdonde tengas ganas

Ana 16 de noviembre de 2009, 8:44  

No conocía estas gachas saladas, por aquí se hacen gachas dulces, como postre especial del día de los santos y los difuntos

Besos. Recetasdemama

La cuina vermella 16 de noviembre de 2009, 9:05  

Anonadada me has dejado con este plato tan auténtico y por supesto tan rico tanto para el alma como para el espíritu. De verdad, nos has permitido volar hacia los pueblitos, chicos, con sus campos y su tic tac pausado. Un beso.

PUSORONENITO 16 de noviembre de 2009, 11:09  

Estoy visitando tu blog y me ha llamado la atención la receta de gachas, pues es un plato que había olvidado y he comido siendo un niño.
Tienes un blog muy bien hecho, buenas recetas y excelente presentación.
Aparte de copiar la recetas de la gachas, estaré pendiente de tus publicaciones.
Un saludo
Jorge.

Nélida 16 de noviembre de 2009, 20:50  

Pepa, mira qué ignorancia la mía. Toda la vida oyendo "gachas" y no sabía ni el aspecto que tenían. Nunca las había visto, ni probado, claro.

Tienen buena pinta. Para esos días (por llegar) en que hace un frío que pela...

Me la guardo. ¿Dónde encuentro harina de almortas?

Margarida 16 de noviembre de 2009, 21:28  

Con lo que me gustan y no las he preparado nunca... asi que ya sabes ;)

Kako 16 de noviembre de 2009, 21:48  

Me encantó el recuerdo, la historia y la tierra mojada después de la lluvia en el campo. Viví 10 años en un lugar así y sé de lo que hablas y aunque el plato me es totalmente desconocido siento perfectamente el tipo de calor que da y lo bien que reconforta.

Este hemc está despertando los recuerdos mas lindos.

Un plato precioso.

Silvia 16 de noviembre de 2009, 21:49  

Nunca he probado las gachas. Solo con ver tu plato me han entrado unas ganas locas de hacerlo.
Pero... he visto un tiramisú un poco más abajo y soy débil, tengo que ir a verlo.

Besos.

Anónimo 16 de noviembre de 2009, 22:00  

Qué originales estas gachas. nosotros las comemos de otra manera bien distinta, más bien como postre tradicional para la festividad de todos los Santos. Son típicas de la Sierra de Jaén, y efectivamente como he leído en algún comentario, digamos que es la receta que da paso a la cocina de invierno en las casas de pueblo al calor del fuego. Allí son dulces con azúcar y canela, y tostones de pan de víspera fritos. Muy ricas. Tu receta de gachas me parece bastante original. Un saludo. Auxi.

El cullerot Festuc 16 de noviembre de 2009, 22:02  

Mi yaya hacía gachas pero eran dulces y era típico coemrlas el día de la castañada...Estas también deben estar riquísimas!
Magnífica aportación!
Besos,
Eva.

pepa cooks 16 de noviembre de 2009, 22:45  

Hola a tod@s, las almortas es una especie de judia, que se deja secar y luego se muelen y de hay sale su harina, esta clase de harina, suele venderse en grandes almacenes , yo la he comprado en mercadona.

Aqui en Guadalajara, o por lo menos la familia de mi marido, a las gachas dulces las llaman puches y también las suelen comer en los santos, o como mi suegra , que cualquier tarde que se aburre, se prepara, unas puches que la vuelven loca, a mi particularmente no me gustan, ya que yo lo digo que me saben a rosquilla cruda, pero a ellos les encanta.

Muchos besos y gracias por vuestros comentarios a tod@s.

carolina 17 de noviembre de 2009, 11:01  

Holaaaa jooo que nostalgia me ha entrado leyéndote y eso que nunca he probado las gachas...pero solo de ver las fotos y la explicación de la receta estoy segura que me encantaria!!...buenisima aportacion para el HEMC de este mes...una cosita que tipo de harina es esa??...besitosss

Maria Jose-Dit i Fet 17 de noviembre de 2009, 11:06  

Espectacular!! seguro que estan buenisimas esas gachas y son capaces de hacerte entrar en calor en un segundo ;) ... me ha encantado haber compartido contigo tus recuerdos ... un besito

Carlos Dube 17 de noviembre de 2009, 16:22  

Curiosas tus gachas, sencillas y seguro que riquísimas. En mi casa son toda una fiesta y entiendo perfectamente lo que cuentas. Ufff, he comido hoy prontito y ya se me está despertando el instinto 'merendil'. Un saludo.

Zerogluten 18 de noviembre de 2009, 12:37  

Uf, aquí no hace demasiado frío todavía, pero me tomaba yo una tapita de tus gachas tan a gusto. Eso si, creo que no se puede estar a dieta con un plato de gachas por delante.
Fabulosa la receta, como no podía ser menos.
Besitos sin gluten.

PILAR 18 de noviembre de 2009, 13:19  

Ya me veo en un sillón, cerca de la chimenea, viendo chisporrotear el fuego, dejando volar la imaginación y hasta mí viene ese maravilloso olor desde la cocina... Me lo estoy imaginando! Tienen que estar riquísimas. Una aportación estupenda.
Besos!

Vanesuky 20 de noviembre de 2009, 11:57  

Harina de almorta??Que tipo de harina es esa??Si la hago con una normal, quedará igual??Se ven riquísimas!

Buena aportación preciosa!

Besinos,

Vanesuky.

Anónimo 20 de noviembre de 2009, 20:26  

Chicos, soy Flori qué ricas las gachas. La última vez que las comí fue en Lupiana y las hizo el padre de Alfredo, estaban riquísimas. Mi madre y mi abuela también las han hecho toda la vida.
Lo que me ha sorprendido son las patatas. ¿Es vuestra aportación? Yo hasta ahora siempre las probé sin patatas.
Por cierto, hubo una época en la que decían que la harina de almortas era mala, y mi madre se pasó mucho tiempo sin hacerlas...esas modas extrañas, como aquella en que decían que el pescado azul era malo. ¿Intereses económicos???
Viva la dieta mediterránea y las gachas alcarreñas.
Un beso a ambos. Tengo ganas de veros.

mar 24 de noviembre de 2009, 22:48  

¡Hola chic@s! en primer lugar encantada de descubrir este blog tan fantático, en segundo lugar, me has recordado mis días de infancia cuando pasaba temporadas en el pueblo de mis padres, un pueblecito de Cuenca dónde se comían esas gachas con us panceta y en epoca de setas con las setas de cardo o con unas simples patatas fritas, eso sí sin tenedor con el pan directamente en la sartén, que recuerdos tan fantásticos tengo de esas comidas al calor del hogar con toda la familia en la mesa.

Bueno, no me enrollo más, que me encantó conocerte Pepa y que espero volver a verte.

Maravilloso tu blog, ya soy tu fiel seguidora, besitos.

Caty 26 de noviembre de 2009, 11:15  

Que buena receta, hace muchos años que no como gachas, mi padre las hacía dulces, que buenas y que buenos recuerdos...Un saludo, Caty

isidro 9 de diciembre de 2009, 13:07  

Esta receta, "no al minimo detalle", la preparaba mi abuelo, la continuó preparando mi padre y ahora se la hago a mis hijos y les encanta. Para los que no han probado, no se a que esperan, porque no saben lo que se pierden.

Mar 2 de marzo de 2010, 15:00  

Hola!! Qué recuerdos me trae tu post!! Yo también soy manchega y al ver tus gachas, igualitas a las que hace mi madre y al leer la anécdota de los melones me he acordado de mi abuelo, colgándolos en la cámara de casa mientras yo le iba dando los "ataeros" de esparto...
Un saludo.
Mar, de los Sabores Perdidos.

Quienes somos

Mi foto
La cocina es la manera de ganarse la vida de la mitad del blog. La otra mitad se mueve en el mundo virtual de la comunicaciones. Aquí simplemente buscamos compartir lo que más nos gusta y que vosotros compartáis vuestras opiniones con nosotros. Sin compromisos ni obligaciones. No buscamos ser los mejores, simplemente sencillos y honestos. En la cocina muy pocos pueden llegar a ser 100% originales, pero todos tenemos un toque personal que nos hace únicos.

  © Blogger template Inspiration by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP